March 19, 2019

February 4, 2019

January 19, 2019

Please reload

Publicaciones Recientes

CONVIERTE TU HISTORIA DE DOLOR EN TU MAYOR VICTORIA

March 10, 2020

1/8
Please reload

Publicaciones Destacadas

¿Estás en el viaje de tu vida o sientes que se te fue el tren?

July 11, 2018

 

Hay personas que pasan toda su vida preparándose para la oportunidad o el momento perfecto, siempre persiguiendo el tren, que por miedo a tomar el equivocado, nunca llegan a atraparlo. Y se quedan estancados, en el hoyo cíclico de la preparación, el análisis y la persecución constante de la gran oportunidad, pero donde no pasa nada por temor a tomar el camino incorrecto. No se dan cuenta, que, si dejan de perseguirlo, otro llegará para llevarlos al mismo destino, o tal vez a uno mucho mejor.

 

Me gusta leer sobre el entrenamiento de atletas en competencias de grandes distancias o importantes retos y conocer cómo sobrepasan esos obstáculos pues es muy interesante que en realidad no importa si el atleta es grande o pequeño, está físicamente en forma o no, o si es de talento innato, es siempre el entrenamiento lo que decide si califica, nunca es meramente su destreza física.

 

Ese entrenamiento del atleta nos sirve como una metáfora de la vida, donde la gente normal sufre dificultades a través de desventuras, reveses y desastres, pero es la fortaleza desarrollada, el “entrenamiento” ante los obstáculos, que les ayuda a salir del precipicio. Nadie es inmune a él, incluso los considerados “exitosos o famosos” están igualmente sujetos a los cantazos de la vida. Algunos rebotan más rápido que otros y hay aquellos que desafortunadamente nunca se recuperan porque se concentran en lo perdido, no en lo aprendido.

 

Todos en algún momento sufriremos la derrota a manos de la vida. Ella es una maestra brutal cuyo objetivo no es personal sino predecible. Ella está siempre lista para entregar una dosis de “crecimiento personal” cuando menos te lo esperas.  Si hay una cosa que he aprendido a través de estas experiencias es que no estamos definidos por nuestras derrotas, nos define como nos volvemos a levantar de ellas. Y es ahí que pregunto, ¿cuántos se recuperan de las caídas y salen del hoyo?

 

Mi primera gran dosis de derrota, y aclaro esto porque he tenido muchas caídas, ocurrió a finales del 2004 cuando tuve que cerrar un muy querido restaurante de familia. Decir que fue frustrante y sumamente triste es poco, especialmente tener que darle cara a mi esposo, quien es sumamente conservador e invirtió en el negocio todos nuestros ahorros aún cuando siempre creyó que era una propuesta riesgosa por ser restaurante.  Además, les confieso que fue muy doloroso porque pusimos todo el esfuerzo y corazón, sacrificamos nuestro tiempo de familia, seguimos un plan de negocio estructurado y sólido, tuvimos buen capital en el banco, pero, falto orientarnos mejor con las pólizas de seguro, y ante una emergencia, no tuvimos la cubierta correcta. Nada nos salvó.

 

La buena noticia es que sobreviví y me demostré que se puede volver a comenzar, pude poner todo lo aprendido a beneficio de varios clientes a quienes le brindé consultoría. Sin esa experiencia no hubiese podido aconsejarles que evitar hacer y más importante, aconsejarles cómo asegurar su negocio. Me rompió el corazón perder lo que con tanto amor construimos, sin embargo, las experiencias vividas se convirtieron en una gran lección y pude así prever y anticipar situaciones en el futuro. La vida me ha enseñado muchas lecciones convincentes que me han ayudado a cultivar una humildad y una reverencia por ella.

 

Quiero que sepas que tu verdadero poder yace dentro de ti, esperando a ser despertado, no vive fuera de ti. No está controlado por otra persona, aunque a simple vista lo parezca, sino en tu propio núcleo de decisiones. Retomas tu poder cuando reconoces que ha estado ahí todo el tiempo.

 

Así que es momento que hables con tu corazón (tu yo interno) — desarrolla una conversación con él. Cuestiónale lo que quiere de la vida. Pregúntale qué es lo que le hace sentir vivo y cómo puedes confiar en él para que muestre su verdadero poder. Sólo entonces habrás superado los desafíos al ceder a TU poder auténtico y entonces finalmente montarte en el tren de la vida con la gran satisfacción que estás preparado para su próxima parada en el viaje de tu vida.

 

Y recuerda,

El tren no pasa una sola vez, pasa todos los días. La vida siempre nos da otra oportunidad de cumplir nuestra promesa al mundo.

 

 

Tu MEntora en el camino,

Virginia

 

Co-Fundadora de Mujer Emprende Latina

 

Facebook/Instagram : Solapreneurs by Virginia Rivera

Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar Tags