March 19, 2019

February 4, 2019

January 19, 2019

Please reload

Publicaciones Recientes

Crea tu éxito

March 19, 2019

1/10
Please reload

Publicaciones Destacadas

¡Yay! Decidí emprender… ¿y ahora qué hago?

July 18, 2017

 

La inspiración, la pasión y la motivación son emociones que muchas emprendedoras sienten cuando tienen una idea o un proyecto nuevo. Estas cualidades las reconocemos junto con una sed de información, de educación y de acción. En el comienzo todo es pura adrenalina, pero de repente comenzamos a pensar en todo lo que creemos nos limita, como nuestras dudas, inseguridad, desconocimiento y las mil trabas que nos ponemos, y esa luz comienza a apagarse.

 

De ese “encuentro” de emociones, ilusiones y motivaciones extraemos lo que vamos a hacer y no vamos a hacer y un mapa a medias, de cómo lo lograremos. Imagínate que ya has tomado la decisión (o estamos en esas) de emprender tu propio negocio, de convertir una idea, una pasión, un propósito. . .en proyecto o un negocio que te permita vivir tu sueño o el estilo de vida que siempre has querido. También vamos a suponer que ya has identificado a quien le vas a ofrecer tu producto o servicio. Ahh, y es aquí donde se presenta la gran pregunta: ¿Y ahora qué hago? ¿Cuál es el primer paso que tengo que dar? ¿Qué necesito? ¿Cómo lo hago?

 

¡Tranquila! No te desesperas o desanimes pues todo tiene solución y este proceso lo pasan los millones de emprendedor@s que están en la misma situación que tú. A veces nos parece que estamos solas en el mundo, que todo nos pasa a nosotros, que somos un imán de dudas, problemas y sabrá Dios qué más, pero cuando levantas la mirada, pones tu frente en alto, y te abres a las posibilidades te das cuenta de que eres una SOLApreneur, una mujer emprendedora que entiende que su futuro y éxito dependen SOLAmente de ella y que SOLAmente ella está en la silla del conductor.  

 

Tienes que recordar que cada persona es única, que no eres tan rara como tal vez te sientes y que es eso lo que hace único tu proyecto y tus necesidades. Por esa razón, la preparación para tu negocio tienes que diseñarla y hacerla tú. Vamos a estructurar los pasos a seguir para que tengas seguridad en ti misma, en lo que haces y en tu proyecto.

 

Para empezar, preguntas que deberías hacerte para ver si estás preparada para emprender:

 

1. ¿Porque quiero emprender? ¿Qué es lo que quiero realmente? Empecemos por ahí. Cuando respondas esa pregunta, tendrás la razón principal por la que quieres hacerlo. Tendrás tu Propósito, el motor que te hará superar los obstáculos que encuentres, y esto debe ser más fuerte que cualquier cosa. Las razones pueden ser de diferentes tipos: sentirte mejor contigo misma, realizar una meta, conseguir libertad financiera, cuidar de tus hijos, padres, familiar enfermo, comprar un hogar para tu familia, pagarles mejor educación a tus hijos, en fin, vivir el estilo de vida que sabes que te mereces o el realizar el proyecto de vida que sientes en tus entrañas que es la razón por la que estas en el mundo.

 

2. ¿Estoy preparada? Nadie sabe esto mejor que tú. Uno nunca piensa que está suficientemente preparado. Tienes que preparar tanto el YO interno de tu ser como el YO externo. Y te voy a decir más, si no trabajas la parte interna, esa que tiene que lidiar con tus supersticiones, tus terrores y lo que te paraliza, no importa cuánto sepas sobre planes de negocios, marketing, ventas o estrategias, no podrás seguir adelante y obtener los resultados que tanto deseas. Esto que nos limita vive en nosotros y tenemos que enfrentarlos y quitarle el poder…y eso solo lo puedes hacer tu.

 

Lo primero que debes responder para reconocer si estás preparada es:

  • ¿Me conozco? Realmente se cuáles son mis fortalezas, mis talentos, mi experiencia, mis debilidades, mis áreas de oportunidad, y que es lo que me detiene y no permite que vaya tras mi meta. . . hasta que no contestes esta pregunta no pases a las siguientes.

  • ¿Se quien es mi cliente? Para ofrecer tu servicio o producto y que este sea rentable tienes que responder a una necesidad o problema y como ayudarás a resolverlo.  Así que necesitas identificar muy bien quien es tu cliente prospecto para saber cómo piensa, cómo siente, qué hace, por donde se mueve, qué busca. . .y cuál va a ser su necesidad. Tu producto o servicio debe cumplir esa misión. ¿Por qué contratarte a ti y no a otro? Por eso es bien importante conocer quien es tu competencia, qué ofrece y cómo lo ofrece y como tú ofrecerás un valor añadido que te diferencie de los demás.

 

3. Tu YO interno. Tu parte interna es parte de ti, siempre te acompaña y condiciona todo lo que haces y como consecuencia, todos tus resultados. Tus fortalezas, tus talentos y tu experiencia, son tu esencia y tu arsenal para lograr la conquista, son los que marcan la diferencia entre un negocio de éxito, que te permite llevar la vida que quieres o, un negocio que montaras super ilusionada pero que tarde o temprano le surgirán problemas que no sabrás gestionar porque aún no confías que tú tienes en tus manos lo que necesitas para solucionar el problema o más importante aún, saber cuándo pedir ayuda.

 

4. Tu YO externo. Esta parte es la que siempre nos preocupa más, porque es más visible y es a la que la gente le dedica más tiempo y recursos. Es importante educarte en todas las áreas que crees que necesitas, marketing digital, ventas, o la certificación necesaria para tu área de especialidad. Haz una lista de todas las cosas que crees deberías saber y conocer y organízala por prioridades. Tienes que sentirte cómoda hablando de tu producto y considerarte la experta de por lo menos lo que ofreces. Recuerda: ¡no puedes saber de todo y por eso existen los freelancers!

 

5. ¿Tengo ayuda? Nos referimos a todo tipo de ayuda. La ayuda más tangible, como los recursos de que dispones, lo que te hace falta, con cuánto dinero$$ cuentas. . . tienes que tener muy claro que vas a empezar con lo que es realmente imprescindible y ya irás haciendo cambios, lo que importa es que tomes acción con lo que tengas. Tu red de apoyo es vital, si tienes uno, de no tenerlo, es importante que comiences a buscar aliados o nuevas conexiones y para esto el networking es bien importante. Podrás identificar posibles colegas que como tu que necesiten una mano, amiga y colaboradora.

  • ¿Tienes un mentor? Un mentor puede marcar la diferencia entre “voy a probar a ver qué pasa” a “tengo un negocio propio y rentable que me permite vivir como deseo”. Puede que seas escéptica y no le veas la importancia a tener alguien que ya ha pasado con éxito por lo que estás pasando. Lo único que puedo decirte es que puede marcar la diferencia entre tu éxito o tu casi éxito. La base del éxito con un mentor es la confianza, tienes que conocerle, por lo menos conocer de ella, admirarla como emprendedora y ver similitudes entre ambas. Te lo digo por experiencia, para mí la diferencia fue de tener una pasión por algo, a tener una guía para que mi negocio tuviera ingresos reales.

6. Ama ser una SOLApreneur. Todas comenzamos como una SOLApreneur, pues el sueño vive SOLAmente en ti.  En el comienzo de tu emprendimiento, todo recae sobre tus hombros pues eres el motor del proyecto. Tu motivación, energía, pasión y dedicación, es lo que te hará levantarte cuando ocurran situaciones…y créeme surgirán. Eres tú la mujer-empresa, donde tienes que establecer tu visión y vivir tu misión de vida.  El identificar tu Propósito es clave pues te mantiene resiliente y flexible (clave ante los tropiezos) y el desarrollar tu marca personal es piedra angular, pues antes de que te conozcan como dueña de tu negocio, te deben conocer como empresaria de tu trayectoria profesional y personal.

 

7. Aprende a ser una empresaria. Ser emprendedora y empresaria son dos cosas distintas así que más que identificarte como una emprendedora o empresaria vamos a hablar de mentalidad emprendedora y mentalidad empresarial. Obviamente lo ideal es combinar lo mejor de los dos mundos para tener más posibilidades de éxito. Una emprendedora tiene una idea, le da vida, la modela y la convierte en un concepto, un proyecto. La mentalidad empresarial es más global, necesita de una estructura que cubra todos los aspectos del negocio, pensando en la máxima rentabilidad económica y en los objetivos que se hayan delineado, es aquí donde el plan de negocios toma gran importancia. Una empresa va más allá del mero producto, aunque se base en él. Así que debes decidir qué tipo de empresa quieres.

 

Solo me queda decirte que, aunque no es un proceso fácil es un proceso necesario para ti que quieres emprender. Nunca te sentirás realizada si no llevas a cabo esa idea que tienes rondando tu cabeza y que está en tu corazón.  Reconoce tu poder como SOLApreneur, el poder de una red de apoyo, y cuán poderosas son nuestras intenciones cuando las convertimos en acción.

 

Disfruta cada momento de esta travesía, pues algún día tu estarás sirviéndole de mentora a una nueva ME (mujer emprendedora).

 

Y recuerda,

“El fracaso más grande es nunca haberlo intentado”.

                                                       --Proverbio Chino

 

 

Tu MEntora,

Virginia Rivera

 

Facebook Fan Page: Solapreneurs by Virginia Rivera

 

Tags: