March 19, 2019

February 4, 2019

January 19, 2019

Please reload

Publicaciones Recientes

Crea tu éxito

March 19, 2019

1/10
Please reload

Publicaciones Destacadas

El día que di mi gran paso como empresaria

 

Desde muy pequeña tuve una gran inclinación por la cocina, pues disfrutaba mucho ver a mi abuelita cocinar unos platos sabrosos.  No hay nada como esos olores para revivir aquellos momentos que pasamos juntas en la cocina.  Siempre quise dedicarme a la cocina para transmitir a los demás esa sensación de alegría y bienestar que vivo a través de la confección de diferentes platos.  Cuando llegó el momento de entrar a la universidad, decidí consultar opciones con uno de los seres más importantes en mi vida, mi abuelo (QEPD).  Era vital para mí que él me diera su opinión y, a la vez, aprobación para estudiar la carrera en artes culinarias.  Mi abuelo, al criarse en otros tiempos, me aconsejó estudiar otra cosa.  Decía que las artes culinarias no eran para mí.  Como su palabra era ley, desistí de la idea y le dije adiós a mi sueño.  Así que, me fui a estudiar un bachillerato en Administración de Empresas.

 

En ese campo tuve una gran trayectoria como productora de eventos, trabajando con grandes productores del País y teniendo contacto con los medios de comunicación.  Obviamente, eso no tiene nada que ver con el bachillerato que había escogido, pero ahí me encontraba.  Como la vida te va empujando a nuevas experiencias y caminos misteriosos, yo me dejé llevar y continué en ese sendero hasta que más adelante entendí la razón de ser de muchas cosas.

 

Cuando coordinaba eventos, aprovechaba y me iba a la cocina a trabajar con comida porque allí era donde me sentía feliz, ¡algo así a lo Cuca Gómez style!  Así estuve un tiempo hasta que, de momento, se me prendió una bombilla y escuché una voz (que espero que sea la de mi amiguito imaginario) que me dijo: ya es hora que te dediques a lo que en realidad te apasiona.  Era algo así como ver mi avión aterrizando, pero de camino a él comenzaron a surgirme muchas dudas y hasta yo misma me decía: “yo como que estoy vieja para ponerme a estudiar”.  Por suerte, volvió esa voz interna que me dijo: “viejo es el viento y sopla, así que anímate y tírate.”

 

Finalmente, a mis 33 años di el gran paso y visité el Instituto de Banca y Comercio (IBC) de Fajardo, donde me recibieron de manera excelente y me hicieron internalizar que debía estudiar mi gran pasión, las artes culinarias.  Volver a ser estudiante a tiempo completo y en horario diurno fue duro, pero me contagié con la energía de los más jóvenes y, obvio, me convertí en la mamá gallina del grupo.  Tenía excelentes profesores y un grupo maravilloso. Todo iba muy bien hasta que, de repente, el destino intervino y recibí una inesperada llamada de mi doctor.  Me informó que tenía que ser sometida a una operación de emergencia y debía reposar tres meses.  En ese momento vi mi sueño desvanecerse por segunda ocasión.  Quedé en shock, porque finalmente estaba comenzando a estudiar, todo parecía ir bien y esta noticia me sacó de carrera.  Sentí que todo se venía abajo, que mi sueño no se iba a cumplir.  Pero, gracias a Dios, no fue así.  Durante en el proceso, mis profesores y el personal de administración de IBC me ayudaron para que yo no me rindiera y me buscaron alternativas para que siguiera hacia adelante.  #NoTeQuites.  Ese stop obligado que tuve que realizar me ayudó a reflexionar y a darme cuenta que tenía que seguir luchando por lo que quería, que nada en la vida es regalado y que debía sacar fuerzas de donde fuera para conseguirlo. Demás está decir que mi regreso a IBC fue grandioso.  Tuve maravillosas experiencias que me capacitaron para ser una profesional exitosa y salir preparada para tener mi negocio propio.  

 

Al fin, vi caer todo en su sitio y pude entender por qué haber comenzado en Administración de Empresas y haber trabajado con medios de comunicación previo a comenzar en IBC me había ayudado a adquirir conocimientos esenciales que hicieron de mi carrera una más completa. Gracias a todo esto, y a varias cosas más, manejo mi negocio como Private Chef, soy embajadora de marcas y hasta he trabajado con marcas locales y de los Estados Unidos.  Hace cuatro años tengo un segmento de cocina en radio (La X FM), he sido host de un programa de cocina en televisión y, actualmente, tengo mi propio programa Cocinando Rico que se transmite por Facebook Live.  Todas estas bendiciones se las debo primero a Dios por darme la oportunidad de vivir y luego a IBC por haberme dado las herramientas a través de mis grandiosos profesores que desarrollaron la profesional que soy hoy. Mi consejo para ti que lees esto: Nunca es tarde para dar el gran paso y estudiar eso que tanto te apasiona.  ¡Sé parte de IBC ya! Soy la chef Erika Solórzano, natural de Fajardo.  Tengo 40 años y soy madre de dos maravillosos chicos.