March 19, 2019

February 4, 2019

January 19, 2019

Please reload

Publicaciones Recientes

CONVIERTE TU HISTORIA DE DOLOR EN TU MAYOR VICTORIA

March 10, 2020

1/8
Please reload

Publicaciones Destacadas

Haz lo que digo, no lo que hago.

June 26, 2017

Haz lo que digo, no lo que hago.

 

Haz lo que digo, no lo que hago…¿suena hipócrita verdad?  Nadie es perfecto. Estamos perfectamente conscientes del costo de nuestros errores, las consecuencias de malas decisiones  y tratamos a toda costa  que nuestros hijos no tengan que luchar con las mismas situaciones que nosotros tuvimos. Los expertos  dicen que podemos hacer mejoras en nuestra persona, pero realizar cambios en la personalidad es un proceso mucho más lento. Enmendar tus errores después de la infancia de tus hijos podría ser demasiado tarde si ellos han copiado tus malos hábitos durante sus años formativos. El momento de estar pendiente al ejemplo que le damos con nuestras acciones es ¡ahora!

 

Práctica humildad

 

Sé honesta con tus hijos. Ellos van a darse cuenta de que no eres perfecta tarde o temprano. Si eres una imperfecta habitual y si te  das cuenta que estás  empeorando una situación, detente y discúlpate. Reconoce el efecto que tu comportamiento ocasiona en los demás. Disculpándote no sólo le enseñas a tus hijos que mami comete errores, sino que les muestras cómo responsabilizarse por sus errores y tener humildad.

 

No eres su única maestra

 

Los niños observan a los maestros, instructores, líderes religiosos y sobre todo a sus compañeros por pistas conductuales. Cualquier persona con la que tu hijo interactúe con regularidad será un maestro potencial de conocimientos básicos de la vida. Si sueles dejar tus proyectos sin terminar, pero sabes que el hijo de tu amiga ha construido exitosamente una casa en un árbol, habla de lo mucho que tu hijo y su amigo pueden divertirse porque su amigo persevero hasta el final y logro su cometido.

 

Elogia los comportamientos deseados

 

No es un secreto que el refuerzo positivo logra milagros. Aunque tu hija sólo esté doblando ropa porque se lo pediste, ella aún se beneficia de tu elogio. Esto es cierto sobre todo cuando tus hijos hacen algo en lo que tú no eres buena. Si no eres organizada, pero tu hija guarda sus juguetes según tus instrucciones, dile: “¡Recogiste tus cosas! Está muy lindo y limpio. Sé que fue difícil, pero hiciste un buen trabajo”. No importa los errores que puedas cometer, tu aprobación y elogios alentarán a tus hijos.

 

Cómo usar el refuerzo positivo en la crianza

 

Nadie es perfecto. Nuestros hijos no lo serán. Pero deben cometer sus propios errores en lugar de los nuestros. Debemos recordar corregir con amor, con frases positivas. Si cada día corregimos 15 veces en negativo a nuestros hijos y les decimos NO otras 15, su saldo positivo en el banco de las emociones será nulo. A todos nos gusta tener nuestras arcas bien llenas. Con una cuenta de banco llena  nos atrevemos a cualquier cosa: a viajar, a emprender nuevos proyectos o a soñar. A nuestros hijos les pasa igual. Sólo que en su banco no hay dinero sino emociones. Valoraciones. Seguridad. Y los ingresos o salidas dependen, en muchos casos, de nosotros.

 

Los lideres nacen o se hacen

 

Todos nacemos siendo líderes, observa a un niño… desgraciadamente, los adultos contribuimos en la formación de creencias limitantes en su experiencia. Es importante reconocer que como padres somos líderes de nuestros hijos y que depende mucho de nosotros el enseñarles a ser personas exitosas. La manera de lograrlo es día a día formando hábitos y lo que ya hace, reforzarlo como ser soñador, creativo, compasivo, generoso, etc. Si vives disfrutando cada minuto de tu presente con tu familia e inculcas en tus hijos la importancia de amarse, entregarse, atreverse, siempre soñar y respetar a otros, estarás formando un verdadero líder.

 

Como canta Joan Manuel Serrat; "Nada ni nadie puede impedir que sufran, que las agujas avancen en el reloj, que decidan por ellos, que se equivoquen, que crezcan y que un día, nos digan adiós". Y tú los mires, orgullosa, con el corazón lleno de amor, y puedas observarlos con la paz que da haber cumplido con la tarea de darles tu mejor ejemplo.

 

Y recuerda,

La mayoria de los ninos oyen lo que dices, algunos incluso hacen lo que dices, pero todos hacen lo que haces.” -Kathleen Casey

 

 

Mentora: Virginia Rivera

 

Facebook Fan Page: Solapreneurs by Virginia Rivera

 

 

 

Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar Tags