March 19, 2019

February 4, 2019

January 19, 2019

Please reload

Publicaciones Recientes

Crea tu éxito

March 19, 2019

1/10
Please reload

Publicaciones Destacadas

Liderando con Inteligencia Emocional

May 23, 2017

"Liderar es dar energía".  El modo en que influye el líder en las emociones de su  grupo es clave para la energía del mismo. Es clave también en su éxito o fracaso.  

Por eso cuando los “jefes” o un cliente,  promueven o contratan a alguien para una posición de liderazgo, por norma buscan personas conocedoras, que puedan resolver problemas e implementar soluciones agresivamente, y que sobre todo tengan la visión para el trabajo. Esos, claro, son buenos indicadores de liderazgo potencial. Pero existe otra cualidad esencial que a menudo se pasa por alto cuando consideran contratar o promover a puestos administrativos y es vital para mantener a un equipo motivado, inspirado y empático.  Esta cualidad es la que con frecuencia diferencia a un líder exitoso de uno fracasado, y es la inteligencia emocional.

 

Un leve cambio en la expresión facial o el tono de voz de un líder puede tener muchísimo impacto en el equipo. La inteligencia emocional consiste de “habilidades sociales” como autoconciencia, autorregulación, motivación, empatía y sociabilidad. No contar con estas características no condena automáticamente a una persona a fracasar como líder, pero poseerlas aumentará en gran medida las posibilidades de triunfar como líder. Daniel Goleman, en su libro "Emotional Intelligence: Why it Can Matter More than IQ", explica que «El autocontrol emocional, demorar la gratificación y reprimir la impulsividad, es la base de cualquier tipo de logro». Si te visualizas alcanzando un puesto de liderazgo en tu trabajo algún día (o si quieres ser un mejor líder hoy), considera en cuál de esas áreas podrías trabajar y haz un esfuerzo consciente de mejorar.

 

El poder de la autoconsciencia

 

Una persona con autoconsciencia conoce sus fortalezas y debilidades. Reconoce lo que motiva sus emociones y acciones, y reconoce el impacto de sus palabras y acciones en los demás. Una persona con autoconsciencia es más realista y confiada, sin ser autoritaria y arrogante; también hace que esté más dispuesta a escuchar realmente lo que los demás dicen.

 

La autorregulación lleva al éxito

 

¿Puedes mantenerte centrado? Este enfoque significa que aplazas los juicios hasta que conoces todos los hechos. Tomar decisiones apresuradas con frecuencia lleva a errores, lo cual tiene sentido si consideramos lo difícil que es tomar una buena decisión cuando no tienes todos los datos de una situación. Mantenerse enfocado en el presente, en los hechos, y no reaccionar impulsivamente, puede hacerte una mejor líder; una generosa y  receptiva a la necesidad de cambio.

 

Siéntete orgullosa de tu trabajo

 

Enorgullecerse de un buen trabajo significa sentir pasión por lo que haces más allá del dinero y el prestigio. La pasión lleva a las personas a perseguir y lograr sus metas, incluso enfrentando enormes obstáculos. Además, si trabajas por una meta personal cada vez más alta, enorgullecerte de cada logro diario puede armarte contra las caídas en tu compañía o negocio, permitiéndote permanecer positiva y comprometida en la tarea a mano. Puede que no sepas lo que sucederá el próximo mes o el próximo año en el trabajo, pero por lo menos sabrás con certeza que has cumplido con tu parte de la mejor forma posible.

 

El valor de la empatía y la sociabilidad

 

Comprender lo que los demás sienten y tener en cuenta esos sentimientos, puede hacer la diferencia entre solidaridad y caos. Al identificarse con las personas que trabajan en su equipo en un nivel humanitario, los líderes empáticos son capaces de retener a empleados talentosos, lidiar mejor con clientes y empleados con problemas, y mantenerse consciente de las necesidades de los que lo rodean, reduciendo de esa manera la tensión y promoviendo la armonía.

 

Tener sociabilidad te permite crear relaciones y redes de contactos de negocios al encontrar intereses comunes y establecer una buena relación con los colegas. Los líderes con inteligencia social pueden formar equipos que producen resultados.


Inteligencia, conocimiento, capacidad analítica o inteligencia emocional, ninguna característica por sí sola determina que una persona llegue a ser un líder exitoso. Sin embargo, la inteligencia emocional juega un gran papel en lo resultados. Desarrollar tu propia antena de inteligencia emocional ayudarte a ser major líder. Una gran líder  no actúa como cerebro del grupo ni toma decisiones autónomas sino que coordina y estimula para lograr el consenso.

 

El liderazgo es casi por entero inteligencia emocional.

Y recuerda: “Si corriges tu mente, el resto de tu vida se armonizará”.

 

Tu mentora,

Virginia