March 19, 2019

February 4, 2019

January 19, 2019

Please reload

Publicaciones Recientes

Crea tu éxito

March 19, 2019

1/10
Please reload

Publicaciones Destacadas

¡Boostea tu negocio con los oídos!

May 19, 2017

 

Escuchar es una de las herramientas más valiosas con las que cuentas para impulsar las ventas de tu negocio.  Imagina que tienes un nuevo negocio o comienzas a trabajar en una empresa, estás llena de energía y ¡quieres salir a venderle al mundo! Esa es la actitud correcta, te felicito. Sin embargo, la herramienta correcta son los oídos. Te recomiendo que asistas a eventos de networking y antes de lanzarte con tu maravilloso pitch de ventas escuches  que opina y necesita en este momento tu prospecto cliente.

 

Tomar el tiempo para escuchar te dará la ventaja  de modificar tu libreto de venta y ajustarlo a la realidad del nuevo cliente con el que estás conversando. Asiste a seminarios o talleres sobre nuevas tendencias en el comportamiento de los compradores, mantenerte actualizada en el comportamiento del mercado te dará una ventaja competitiva sobre tu competencia. Aprovecha tu tiempo en el auto para escuchar e books sobre estrategias de venta y neurolingüística, esta es la ciencia de hablarle al inconsciente de las personas, súper interesante y una gran ventaja al momento de conectar con un prospecto cliente cuando estás en un salón lleno de distracciones. Llama a tus clientes  estrellas y pregúntales que mejorarían de tu producto o servicio, escuchar críticas constructivas y hacer cambios necesarios multiplicará tus ventas. Toma tiempo para escuchar a tu competencia, ¿cuál es su estrategia? ¿Cómo la puedes mejorar? Práctica tu presentación o pitch  de ventas con tus amigos y escucha sus recomendaciones.

 

Las personas se sienten más atraídas y cómodas con  aquellas que son empáticas y toman tiempo para escuchar con atención y seriedad sus necesidades y situaciones. Cuando un cliente se siente valorado y apreciado tiende a querer repetir la experiencia. ¿Cómo puedes provocar esta dinámica? Pregunta: ¿cómo te puedo ayudar?, ¿cuál es tu necesidad real? ¿Que te preocupa? Luego ofrece soluciones. Toma el tiempo para pensar cómo puedes atender la necesidad específica de tu cliente. En fin, ¡escuchar puede ser mucho más lucrativo que hablar! Espero que éstas herramientas te sean útiles y te ayuden a fortalecer tu negocio. 

 

Tu Mentora, Vanessa Marzán.